The Girl With No Door On Her Mouth

Lúa Coderch explora las políticas de la voz femenina en su segunda exposición individual en Àngels Barcelona. 

Que la voz de la mujer ha sido silenciada a lo largo de la historia es algo que, a día de hoy, no puede ni debe ponerse en duda. Y es que tal y como apunta Anne Carson en su libro The Gender of Sound, en general las mujeres "son especies dadas al sonido desordenado y descontrolado -chillidos, gemidos, sollozos, lamentos agudos, gritos de dolor o de placer y erupciones de emoción cruda en general", es decir, la tendencia femenina a la externalización de sus sentimientos mediante la voz se contrapone a la continencia verbal o sophrosyne masculina: el hombre, por ser hombre, tiene la capacidad de transmitir control, templanza y moderación a la hora de hacer su discurso, mientras que la mujer, puesto que la cualidad de su voz es objetable y dice cosas que no debería decir, está más guapa con la boca cerrada. 

Sobre estos conceptos gira The Girl With No Door On Her Mouth, la segunda exposición individual de Lúa Coderch (Perú, 1982) en la galería Àngels Barcelona. Partiendo de un personaje inventado por la propia artista en 2012 y que hace referencia a la ninfa Eco -condenada a repetir las palabras de otros sin poder comunicar ni dar sentido a sus palabras-, la muestra explora diferentes aspectos del habla y la voz y hace referencia a la posibilidad o imposibilidad de hablar sinceramente y con sentido para los demás. Nos encontramos así con tubos de fontanería que simulan aparatos de fonación incapaces de emitir un sonido articulado; un herbario de plantas utilizadas tradicionalmente para tratar afecciones de la boca y la garganta; una serie de frases de ruptura que rompen el silencio de la sala; una colección de cojines teñidos en los que se pueden leer frases del poema The courage of shutting-up de Sylvia Plath; y un vídeo que, partiendo de la pieza Not I de Samuel Beckett, muestra una boca sin rostro que, alineada de su propio discurso, cuenta seis historias en las que surge algún problema relacionado con la propia voz o la capacidad de otorgar sentido. El conjunto es una exposición que, en plena revolución feminista, explora en términos estéticos las políticas de la voz que habla o que es silenciada y nos invita a reflexionar sobre la misma no sólo como articulación sonora sino como algo más. 

The Girl With No Door On Her Mouth
del 8 de febrero al 13 de abril
Àngels Barcelona
Pintor Fortuny, 27
Entrada gratuita

Publicado el 7 de marzo de 2018 por Sandra Costa

No hay comentarios:

Publicar un comentario